Nutrición

BENEFICIOS DEL CHOCOLATE EN DEPORTISTAS

En infinidad de ocasiones hemos oído hablar de las propiedades que el chocolate nos puede aportar bien sea para temas de salud (concentración, memoria, salud cardiovascular…) o de belleza (prevención de arrugas, fortalecimiento del cabello…). Pero ¿sabes qué beneficios puede aportarte este primitivo alimento para tu rendimiento deportivo

En primer lugar, comenzaré explicando brevemente qué es el chocolate. 

El comienzo del cultivo del cacao se sitúa en México y en otras zonas de América Central. El chocolate se obtiene de los frutos del árbol del cacao. Este produce unas habas que en estado natural no son comestibles, por lo que se someten a numerosas transformaciones. Esta semilla es triturada, tostada, molida y refinada.

El chocolate es el alimento que se obtiene mezclando azúcar con dos derivados de la semilla de cacao: la manteca y la pasta.

A partir de esta combinación se elaboran diferentes tipos de chocolate, dependiendo de las proporciones de esta mezcla y también de su combinación con otros alimentos, como la leche y los frutos secos, entre muchos otros. 

SU COMPOSICIÓN

Las propiedades nutricionales del chocolate dependerán de su composición. Dicha composición está regulada y su denominación es muy estricta. La palabra «chocolate» designa un producto que contiene cacao, azúcar, manteca de cacao y más o menos materias grasas vegetales, que en ningún caso pueden superar el 5% del peso total de una tableta. Existen algunos aditivos autorizados, pero en cantidades muy limitadas. 

A la composición del chocolate se le pueden añadir otros ingredientes tales como leche, aromas, frutos secos y muchas otras sustancias que permiten obtener variedad de tipos diferentes de chocolate.

El chocolate, por regla general, es un producto rico en grasa y azúcar. Es importante destacar que la proporción de azúcar es mayor en el chocolate con leche y que el de grasas es mayor en el chocolate negro (la creencia de que el chocolate negro tiene menos grasa es una idea errónea. No es menos graso, sino todo lo contrario, aunque sí que es menos rico en azúcar). Cuanto más cacao tiene el chocolate, más negro es y más grasa contiene. 

Cada vez son más los estudios que desvelan las propiedades benéficas del chocolate, pero hay que tener en cuenta que se refieren siempre al chocolate negro también llamado chocolate fondant, chocolate amargo, chocolate bitter… Este es el resultado de la mezcla básica mencionada anteriormente sin el añadido de ningún otro producto (a excepción de la vainilla como aromatizante y la lecitina de soja como emulsionante y estabilizante, en cantidades que no superen el 1%) y que presente una proporción de pasta de cacao superior al 50 % del producto, pues es a partir de esa cantidad cuando el amargor de la semilla empieza a percibirse.

Actualmente existen en el mercado tabletas de chocolate negro con distintas proporciones que llegan incluso hasta el 99 %.

BENEFICIOS DEL CHOCOLATE NEGRO 

Las propiedades energéticas del chocolate son conocidas desde siglos atrás: los indígenas americanos ya tomaban las semillas del cacao molidas y trituradas con otros alimentos. Cuando los colonizadores españoles trajeron este producto a Europa, fue usado como brebaje reconstituyente e incluso se llegó a utilizar como medicina para las clases privilegiadas. 

Entre los múltiples beneficios del chocolate negro, podemos destacar: 

  • El chocolate es una fuente natural de minerales. El chocolate contiene fósforo, magnesio, hierro, potasio, calcio, zinc, cobre, manganeso… Contiene una fuente de hierro mayor a la de las alubias o las lentejas.
  • También se trata de una fuente de “grasas saludables”. La manteca de cacao contiene ácido oleico, la misma grasa monoinsaturada que encontramos en el aceite de oliva y que ayuda a combatir el HDL, también conocido como colesterol “bueno”. El ácido palmítico y el ácido esteárico, ambos ácidos grasos saturados, también favorecen el estado de ánimo. 
  • Contiene vitaminas A, B1, B2, B3, C, E, ácido pantoténico, tiamina y riboflavina. 
  • Su contenido en flavonoides y antioxidantes protege nuestras células de los daños causados por los radicales libres.  El principal tipo de flavonoide que se encuentra en el cacao, además de presentar los efectos antioxidantes, tiene otras influencias potenciales en la salud vascular: reduce la presión sanguínea, mejora el flujo sanguíneo al cerebro y al corazón y hace que las plaquetas de la sangre sean menos adheribles y no formen coágulos. También reducen los índices de oxidación del colesterol malo (LDL) y la agregación de plaquetas, evitando así la formación de trombos. Algunos flavonoides que contiene el chocolate como son la epicatequina y la quercetina, presentan propiedades anticancerígenas. 
  • Estas moléculas también tienen efectos beneficiosos en nuestras capacidades cognitivas, mejorando la memoria y la velocidad de procesamiento entre otras cosas, especialmente en personas en situación de riesgo, como las de más edad o aquellas que padecen demencia temprana. El problema es que en el proceso que sufren las semillas del cacao hasta convertirse en las tabletas y productos de chocolate que solemos consumir, en el que se calientan, se hierven y se trituran, se pierden la mayor parte de los flavonoides, lo cual elimina en su mayor parte estos efectos beneficiosos de los mismos.  

Muchos de estos beneficios serán especialmente indicados en deportistas en la medida que el ejercicio exige más al organismo (magnesio, hierro, antioxidantes…).

El chocolate, además, se compone de sustancias con propiedades estimulantes como la cafeína y la teobromina, y también contiene una cantidad notable de magnesio y de serotonina, que contribuyen a combatir el cansancio y el estrés. 

Una buena manera de consumir chocolate durante la práctica deportiva es combinándolo con frutos secos. En este caso la energía proporcionada es mayor, y también las vitaminas, minerales y grasas saludables. No obstante, debido a muchas de las composiciones del chocolate que actualmente se fabrica, estas propiedades están muy neutralizadas. Por eso, como hemos comentado anteriormente, el chocolate recomendado es el más puro posible, y nunca hay que consumirlo en grandes cantidades debido a su riqueza en lípidos. 

En los deportes de resistencia, pueden experimentarse periodos de cansancio psicológico después de 6 u 8 horas de práctica, y en este caso el chocolate puede ser beneficioso dadas todas sus propiedades positivas, aunque nunca debe consumirse en grandes cantidades y debe asociarse con un aporte de glúcidos y agua. 

En conclusión, ¿es bueno el chocolate para los deportistas? Sí, pero siempre y cuando se escoja un chocolate lo más puro posible, en cantidades razonables y en el marco de una alimentación equilibrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *